Queremos tanto a los hombres topo.

“…el criterio de esta antología no es la calidad literaria, aunque haya -casi estoy tentado de decir que por casualidad- (…) si no su estilo caracteristico y propio, su genuino espíritu, netamente pulp (…) con villanos orientales, femmes fatales, héroes machistas y mujeres desnudas, torturadas sádicamente…”

Jesús Palacios en el interesante prologo de “Los hombres topo quieren tus ojos, y otros relatos de la Era Dorada del Pulp“, antología honesta y delirante de 13 relatos donde comprendemos como se expandió el relato sobrenatural chusco del siglo XX, ese que aborrece lo etéreo y se va a por lo físico, ese en el que la violencia explicita y las chicas enseñando carne empezaban a ser reclamo, ese donde el monstruo resultaba ser un disfraz (¡Scooby Doo!) y todo quedaba en una mentira aun mas humana, mas patética. Pueblos perdidos de la América profunda y matanzas de Texas varias, barrios chinos y sectas que te entierran vivo, monolitos aztecas y locos escapados del psiquiátrico, taras genéticas, polvo del camino y noches de tormenta.

En definitiva, esta Weird Menace de los años 30, esta culturaza pop no solo es amena y refleja todas esas inquietudes del subconsciente colectivo, aunque no necesita ninguna justificación, no solo muestra que el género negro puede fusionarse con cualquier cosa y sobrevivir, sino que resulta precedente del slasher, del giallo, del mad doctor, del cine con satanistas, del psychokiller, del terror de serie B en general, de la pochez extrema bien entendida, de todo lo que nos gusta.

Especial mención al relato que pone título a la antología, de Frederick Clyde Davis, con esos desquiciantes conceptos quirurgicos (se pueden imaginar). Al relato del siempre competente Robert E. HowardEl señor de los muertos” y su detective hercúleo perdido por unas catacumbas del barrio chino repartiendo hachazos hasta dar con el mismisimo Erlik Khan, trasunto de Fu-Manchú, y sus sicarios mongoles. Y el de “Tumbas para los vivos” de WIlliam Irish (Cornell Woolrich el tipo que escribió La ventana Indiscreta) con un aroma a determinados momentos del Eyes Wide Shut de Kubrick y un ritmo increible para estar hablando de entierros todo el rato (esto último era humor).

¡Ah! Y la edición, cojonuda, prologazo extenso y cada relato precedido con una pequeña reseña con información sobre el autor. Algunos dirían que es una edición demasiado cojonuda, y es que vale sus pelas con esa tapilla tan dura. Responde  con cierta sorna, tan lógica como inherente a este libro, Jesús Palacios en el prologo:

“…¿que menos que un elegante ejemplar en imperecedera tapa dura, cosido y cuidadosamente encuadernado (…) para cobijar a los mas miserables y vilipendiados escritores de la literatura moderna, los autores de pulp y, mas concretamente, los parias de los shudder pulps?”

Qué más se puede pedir.

Aqui un link con los relatos que incluye.

Publicado originalmente en galletas.blogia.com el 14/08/2009

Una respuesta a “Queremos tanto a los hombres topo.

  1. Pingback: Feria de Animación (III): Mickey & The Mad Doctor -1933- | QUO VADIS, MAGANO ENCEBOLLADO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s