Visita guiada a la ciudad. Homenaje a J. G. Ballard

En los paneles lustrosos de los guardabarros  traseros, se quedó mirando la imagen distorsionada de sí mismo. La figura alta se estiraba como un espantapájaros grotesco, y la cara pálida se desangraba sobre los contornos ondulados de la carroceria

La isla de cemento, 1974.

Un video de un minuto mal encuadrado sin editar. Calles abandonadas y transitos de hormigón. Puede que no sea la mejor manera de reivindicar a Ballard. Pero asi surgió esa noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s