Reflexión visceral sobre DK2

Si no te gusta el DK2 es que no has entendido nada de los últimos 30 años del género.

ES una continuación digna y coherente pese al lastre al que se enfrenta. Tenia demasiado mito detras, demasiados años de elucubraciones y leyendas. Habia gente que por nostalgia y cabezoneria iba a decir que era malo solo en cuanto viese la primera pagina y no estuviese Klaus Janson.

Muchas criticas le cayeron a Miller precisamente por arriesgarse a no dar mas de lo mismo que le habia hecho famoso, tanto en historia como en ese dibujo, que ha ido evolucionando de manera natural a un cubismo desgarrado, tan atractivo en su feismo. La narrativa vuelve a golpear en la cara sorprendiendo y dando lecciones (Ese “montaje” de escenas “comidas” o ya empezadas casi de nouvelle vague, o la sensación de ritmo frenetico superpuesto que adquieren todo tipo de pantallas de diferentes medios de comunicación en contraposision con la televisión -loca y absurda- pero mas calmada de la primera parte.)

DK2 lleva a Batman a cotas que no se habian alcanzado antes. ¿Que podian haber sido distintas? SI,  pero Miller eligió que fueran estas. Un Batman no ya obsesionado con su cruzada utópica, sino con una guerra concreta. La vejez lo ha convertido en una leyenda monocroma que da miedo y que ha llegado demasiado lejos en sus convicciones, ha convertido sus virtudes estoicas y honorables en vicios. No duda, ya no es el simbolo duro pero necesario de la primera parte. No hay dialogo. Es alguien que planea algo grande y que convulsionará muchas cosas tanto buenas como malas. Y lo unico importante es ese plan.
Era facil decir al final del Dark Knight: “Empieza aquí…con un ejercito….para traer sensatez a un mundo plagado de cosas mucho peores que ladrones y asesinos…Esta será una buena vida…bastante buena” y cortar ahí. Te daba esperanzas y paraba en el punto mas algido, pero esa clase de obsesión carcome cuando te dan pista libre. No hay Bruce, está Batman y ahora solo piensa en terminos militares.

Miller nos hace la pregunta: “¿Sigue siendo esto necesario para la sociedad o el simbolo se pervierte?” a raiz de alli nos muestra una metafora politica con una sociedad aun mas dificil y cruel que la de hace años. Y, como los heroes y villanos de cada tiempo son resultado de cada sociedad en la que se mueven.
Cierto, Aun quedan heroes clasicos en DK2. Mucha parte de la historia va agirar en torno a ellos. Porque ellos son ahora la esperanza. Batman se ha acercado demasiado al fuego. Batman, en un intento de redención, entre el utilitarismo y la suplica, tratará de resucitar a los viejos heroes buenos. Tienen que volver para que algo tenga sentido. Para no caer en el personaje noventero tipo Cable que el mismo Dark Knight promovió necesitará esos heroes. Batman los consigue para curar la sociedad y a su reflejo, él mismo.

Nunca sabremos si el tercer tomo original (el que Miller cambió por los atentados del 11-S) iba por esos derroteros por los que acabó yendo o seguia haciendo la parabola politica-social que tratan los dos primeros. Si que se nota ese cambio de tono debido a la autocensura, pero creo que consigué alejarse de la trama politica dignamente para acercarnos a la psique del personaje Milleriano y de como ha sido su evolución desde aquel Dark Knight. Un fracaso contra si mismo, contra su pasado. Un analisis de los peligros que tiene ser un simbolo, un mito. De como cada vez se ha autojustificado a poner la linea que no deberia cruzar un poco mas lejos. De como se ha alejado cada vez mas del ser humano (momento que no empieza aqui, si no en el disparo con la ametralladora a uno de los mutantes en la primera parte) que juró vengar el crimen de la muerte de sus padres. Pero no se puede acabar con un concepto, aunque tu te convietas en otro. Todo eso se acaba arremolinando en Batman. Nuestras acciones dejan hechos en el pasado que siempre vuelven (con ese tono de tragedia griega de la vuelta de Dick Grayson y final de ciclo).

Quiza sin esa autocensura o en otra epoca esto hubiese contado algo muy distinto y podría haber sido mejor, pero no creo que haya que desmerecer la historia de ese tomo por su caracter circunstancial. Quiza con la otra historia no se hubiese añadido ese desencanto, cordura y redención al revolucionario ser humano demente que es Batman. Al tiempo que los heroes de mentira, los que tienen poderes y nos permiten soñar vuelven a tomar el control y lo dejan todo arreglado. El unico heroe real, el loco, el que sabe como es el mundo sin heroes reflexiona acerca de su propio sacrificio, de como las ideas se pervierten en su radicalismo, de como debido a eso nada tiene mucho sentido, de la destrucción de todo lo que le identificaba como Batman con la frase: “Eso era de antes, de cuando era viejo” Me parece impagable, de un Batman que ha comprendido y que ahora, por fin, es libre.

Y todo con un todo autoconsciente, paródico, grotesco y trash. Puro gozo. En otras palabras, visceral.

Publicado originalmente en galletas.blogia.con el 21/01/2007

Una respuesta a “Reflexión visceral sobre DK2

  1. Pingback: ¡El All Star Batman mola un huevo! | QUO VADIS, MAGANO ENCEBOLLADO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s